RECUERDOS DEL FUTURO

"Fusing elements of electronica, native chants and progressive rock, stirred into rhythmic, memorable compositions. A journey of joy, ancient wisdom and tribal connection. "

 

 

La raíz del concepto original de Cielo y Tierra viene de varias fuentes de inspiración, algunas de las más cercanas serían las producciones de la música brasileña, los corales de las músicas africanas y sobre todo los bellos cantos de las diferentes tradiciones indígenas de México y el continente americano en general.

Sin embargo ha sido la experiencia de una serie de encuentros, cursos y experiencias grupales que Pedro Vadhar ha organizado a principios de los noventas que ha abierto y clarificado la dirección a tomar en cuanto a la personalidad sonora de este grupo. Podemos imaginarnos las sensaciones de plenitud de estar a dentro de los saunas de tipo prehispánico (temazcal) en los que docenas de participantes cantan al unísono hermosos y sencillos cantos en la oscuridad y en medio de la humedad que se genera de las rocas al rojo vivo al contacto con el agua y las plantas medicinales y las aromas que estas emanan. Cantos y sonidos ancestrales que Pedro Vadhar se ha dado a la misión de armonizar y musicalizar con la idea de crear un puente entre el pasado antiguo y el presente. Percepciones de realidades paralelas y cosmovisiones llenas de visión y magia que logran tejer un puente en nuestra conciencia intima, trayéndonos “recuerdos” conectados con nuestras raíces, recuerdos de quienes somos y de dónde venimos, añoranzas de volver a la sencillez de la vida en la naturaleza, visiones de belleza y equilibrio que emanan de todo cuanto existe.

También fue al transcurrir la década de los noventas que Cielo y Tierra como agrupación entro en pleno contacto con los movimientos que se estaban gestando o que tomaron una fuerza redoblada como lo fueron los consejos ambientalistas, Greenpeace, movimientos de Paz y Dignidad, Amnistía Internacional y muchos más que interactuaron en encuentros, manifestaciones y conciertos de apoyo con el grupo. Entrando a la década de los 2000 y después de haber retornado de Argentina en donde CyT produce el álbum “Indui”, PV entra a una época de reestructuración en cuanto a todo el concepto creativo que hasta ese entonces había manejado, y decide aprender a producir su propia música.

Fue en la segunda parte de la década que se va a vivir a la selva maya del Caribe y abre las puertas a la formación de la nueva agrupación la cual es conformada por Deva Baumbach, Aurélie Dupont, Irene Zugaza como artistas principales así como a la participación de músicos y percusionistas que logran aportar elementos de las músicas del mundo de gran valor en el proceso creativo que estaban viviendo. En el lugar que Pedro Vadhar crea a las orillas del mar de Tulum y con la presencia de un gran cenote virgen se crea una especie de comunidad artística, y una vez más de internan en los mundos ancestrales y antiguos de las culturas mayas y de las medicinas antiguas del mundo indígena. Se abren a vivir en carne propia aquellas realidades paralelas que generan la comprensión de los sonidos del espíritu, los sonidos del silencio y de lo divino, y como una emanación sin precedentes se comienza un ciclo de alta creatividad en el que el álbum “Recuerdos del Futuro” toma forma y dimensión, y se vuelve el proyecto no solo más ambicioso de Pedro Vadhar sino el que más tiempo (siete años) ha llevado crear y producir.

El año 2013 es el año final de esta experiencia de selva maya, y los siguientes años abren el espacio para comenzar a poner los cimientos de la productora independiente “Producciones Cielo y Tierra” cual aquí difunde como punta de lanza “Recuerdos del Futuro”.